¿Cómo ayuda el Glutation al cuerpo para prevenir la enfermedad?

El nivel celular de Glutation cambia conforme usted avanza en el día. El estrés, ataques microbiales, cambios en cáncer celular, cambios en degeneración celular, cambios traumáticos, cambios de ejercicio, cambios en el envejecimiento, la falta de apoyo nutricional y la falta de suplementos, todos afectan el mecanismo de control homeopático, que tiene la responsabilidad de mantener niveles eficaces de Glutation intracelular.

Cuando el nivel de Glutation baja, la célula involucrada empieza a experimentar daños. Dependiendo del tipo de célula de que se trata, ésta avisa el tipo de tejido involucrado, y este asu vez al orgánico involucrado. Dependiendo del sistema orgánico que sufre se dictará el proceso de enfermedad o el tipo de enfermedades que ocurrirá.

Cuando una célula sufre daño oxidativo, se verán estas enfermedades relacionadas con oxidativos: envejecimiento acelerado, destrucción de células, respuesta inmunitaria disminuida, cáncer, arteriosclerosis, enfermedad de la arteria coronaria, Parkinson, diabetes, formación de cataratas, degeneración macular, enfisema, alergia/asma, embolias y Alzheimer, por nombrar sólo algunas.

Hemos aprendido de la importancia del Glutation con relación a nuestra respuesta inmunológica. Cada día, la investigación descubre detalles más intersantes de cómo funciona el Glutation en el sistema de defensa de nuestro cuerpo. Es muy importante para cada uno de nosotros el tener una respuesta inmunológica eficaz al 100%. Somos atacados por radicales libres todo el tiempo, día y noche, y no toma mucho tiempo para alterar nuestra salud y luego el resultado puede ser desastroso.

Algunas de las enfermedades relacionadas con el sistema inmunológico son:

infecciones virales (ejem. Síndrome respiratorio agudo repentino (SRAS), hepatitis, HIV/SIDA, herpes, catarro común, super infecciones bacteriales, las enfermedades auto inmunes y el cáncer, para nombrar sólo algunas.

En nuestro medio ambiente, especialmente desde hace 10 años, la prevalencía de toxinas ambientales ha sido finalmente reconocida. Reconocido no sólo como secundario a las toxinas en el aire sino también en la comida que comemos y en el líquido que bebemos. Cuando usted respira, come o bebe, está expuesto a toxinas que provocan enfermedades. De hecho, investigaciones recientes están identificando y relacionando la carga tóxica intracelular con la enfermedad, que a menudo no puede ser curado con medicina tradicional y están siendo tratadas con éxito al realzar la habilidad del cuerpo para convertir las sustancias químicas dañinas en conjugados neutros que el cuerpo puede eliminar. Una vez que se retira esta carga de la célula, se puede restaurar a menudo una función normal.

Enfermedades relacionadas con toxinas: enfisema, enfermedades del hígado, cáncer del hígado (que puede a menudo ser una progresión natural de las células comprometidas del hígado), cáncer de la vejiga, falla de los riñones y del hígado, inflamación del colon y cáncer del colon y una multitud de enfermedades relacionadas con el medio ambiente.

Las toxinas conocidas incluyen el humo del cigarro, carcinógenos, el humo de los coches, el uso de drogas (tanto medicinales como las callejeras), quimioterapia y tratamientos de radiación.

Una enfermedad pasa por cuatro fases en lo que concierne a nuestras células:
Etapa 1: las células mueren o no pueden funcionar normalmente, así que su habilidad para contribuir al cuerpo de manera integrada está comprometida. El número de células involucradas no es suficientemente grande para alterar la función. Por lo tanto, el cuerpo compensa y no se desarrollan síntomas para decirnos cual es el problema.
Etapa 2: las anormalidades de las células continúan y sin embargo seguimos compensando esta disfunción incrementando el número de células. Es al final de la etapa 2 y al principio de la etapa 3 que nosotros, ose nuestro organismo o cuerpo en su totalidad, empieza a experimentar síntomas.

Etapa 3: En eta etapa hay síntomas que indican que nuestra estructura celular no está funcionando adecuadamente y en armonía normal. Por lo tanto, tenemos presencia de síntomas. Éstos pueden ser tan generales (ejem.: Cansancio, dolor de cabeza, falta de apetito, confusión ligera, etc.) usted puede continuar su rutina diaria y sus responsabilidades.
Finalmente, los síntomas progresan lo suficiente para hacer que busque atención médica, para diagnosis y tratamiento. Generalmente, si una persona está en la tercera etapa de la enfermedad y se aplican correcciones a tiempo, hay buenas posibilidades de que el tejido se regenere y se restaure una buena salud.
Las drogas para mitigar o controlar los síntomas, pueden ayudarle a sentirse mejor y retomar sus actividades normales.
Desafortunadamente muy pocos medicamentos le dan al cuerpo lo que necesita para recuperar de anormalidades intracelulares cuando es necesaria una regeneración celular, retirando las células disfuncionales y reemplazándolas con células sanas.
Etapa 4: en esta etapa el número de células anormales es tan grande que el cuerpo ya no puede funcionar de manera normal y la oportunidad para sanar (regreso a una condición libre de enfermedad) es improbable. Aún en esta etapa, el cuerpo puede luchar contra la enfermedad y puede impedir significativamente la disfunción celular y la destrucción que ocurre con la enfermedad.

Si quieres saber más del glutatión con relaciona a las enfermedades entra en este sitio www.lasenfermedad.com.mx

Recibe más información actualizada de glutatión, las diferentes enfermedades en que ayuda, y como puedes saber que productos elevan el glutatión en México, revista mensual de la salud

6 + 8 =

Entradas recientes

Categorías